ENSUEÑO DE MARTINI en el XV FITBogotá

Asistir a la evolución de un personaje de clown es una experiencia entretenida para los más chicos y poéticamente encantadora para los más grandes. Martín Pons acaba de darle otra vuelta de tuerca al suyo, después de llevar casi un lustro de gira internacional, encarnando al clown Eddie y a The Dreamer en el show Saltimbanco del Circo del Sol.

El personaje de Pons, su alter ego, se llama Martini y está de gira también, pero ha perdido su equipaje mientras tomaba una siesta. Artista plástico, como su creador, mimo y payaso, en uno de los mágicos momentos de la obra pintará frente al público; pero algunas de sus creaciones crecerán demasiado, escaparán de lienzo y pantalla, y darán pasos gigantes sobre el escenario. Como los pasos de este clown argentino, que interactúa con la iluminación de su show, hace trucos de magia, saca una marioneta de una valija de sueños, inunda el teatro con globos de aire y juega con el público de múltiples maneras, en una versión de su arte que es clásica y moderna a la vez. Clásica en su ejecución, en la que rinde tributo a maestros del género, como Chaplin, Buster Keaton, o el mimo Marcel Marceau; y moderna, pues está acompañada de elaboradas proyecciones en multimedia.

En una de sus pantomimas Martini encuentra una maleta dentro de otra maleta, y luego otra y otra cada vez más pequeñas, hasta que descubre su propia nariz. Lo mismo ocurre en este show, en el que un número da lugar a otro cada vez más intimista, revelando lo esencial del carácter del mimo y el clown.

www.periodicolapislazuli.com

Compartir