Una Cosa Lleva a la Otra – Museo de Arte Moderno de Bogotá. Diciembre de 2007

Mi instalación hecha con obras de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Bogotá para Arte Joven 2007, Obras para la Eterna Juventud.
La instalación se montó en la sala central de esculturas del MAMBO.

(Ver reseña crítica en: http://esferapublica.org/nfblog/?p=9566 )

i. Descripción:

“Esta Ciudad (pensé) es tan horrible que su mera existencia y perduración, aunque en el centro de un desierto secreto, contamina el pasado y el porvenir y de algún modo compromete a los astros. Mientras perdure, nadie en el mundo podrá ser valeroso o feliz. No quiero describirla; un caos de palabras heterogéneas, un cuerpo de tigre o de toro, en el que pulularan monstruosamente, conjugados y odiándose, dientes, órganos y cabezas, pueden (tal vez) ser imágenes aproximativas.”

(Descripción de la ciudad de los inmortales en el cuento El Inmortal, de Jorge Luis Borges – El Aleph)

ii. Es solo una palabra:

“(…) De la misma forma, Georges Duby muestra claramente cómo en la Edad Media los límites de la juventud eran manipulados por los que detentaban el patrimonio, que debían mantener en un estado de juventud, es decir, de irresponsabilidad, a los jóvenes que podían pretender la sucesión.”

“Esta estructura, que existe en otros casos (como en las relaciones entre los sexos), recuerda que en la división lógica entre jóvenes y viejos está la cuestión del poder, de la división (en el sentido de la repartición) de los poderes. Las clasificaciones por edad (y también por sexo, o, claro, por clase…) vienen a ser siempre una forma de imponer límites, de producir un orden en el cual cada quien debe mantenerse, donde cada quien debe ocupar su lugar.”

“(…) Cada campo tiene sus leyes específicas de envejecimiento: para saber cómo se definen las generaciones hay que conocer las leyes específicas de funcionamiento del campo, las apuestas de la lucha y cuáles son las divisiones que crea esta lucha (la “nueva ola”, “la “nueva novela”, los “nuevos filósofos”, los “nuevos magistrados…). Todo esto es de lo más trivial, pero muestra que la edad es un dato biológico socialmente manipulado y manipulable; muestra que el hecho de hablar de los jóvenes como de una unidad social, de un grupo constituido, que posee intereses comunes, y de referir estos intereses a una edad definida biológicamente, constituye en sí una manipulación evidente”

Del texto La “juventud” no es más que una palabra, entrevista a Pierre Bourdieu por Anne-Marie Métailié, 1978, incluida en el libro Sociología y Cultura, Pierre Bourdieu, México, Grijalbo 1990 (p. 163 a 173

El trabajo en el patio de esculturas del Mambo parte de haber revisado las reflexiones de Bourdieu en torno al concepto de juventud. Joven, en el marco de estas coordenadas, puede ser quien dentro del campo del arte (para ser específicos), encarna nutridas y frescas posibilidades, pero su forma de existir en el mismo se define por un estado de irresponsabilidad frente al grupo de los mayores (quienes detentan el patrimonio y el poder).

Manipular íconos en la historia del arte local (obras pertenecientes a la colección del museo, mayormente de artistas que en su momento eran considerados jóvenes), puede verse como un paradójico ejercicio de poder. Se corrobora la carga de cada obra al escogerla y se la desacata temporalmente al poner a la pieza en una posición acaso impertinente.

Andrés Matute

Compartir