¿Qué es la objeción de conciencia y quiénes no pueden ejercerla? | #PeriódicoUNAL

En los últimos años ha sido común escuchar que personas y colectivos aluden a la objeción de conciencia para mostrar su rechazo hacia una conducta que la ley les está exigiendo por diversas razones, como por ejemplo quienes piden la eutanasia o un aborto. Aquí te explicamos qué es la objeción de conciencia, por qué es importante y quiénes no pueden ejercerla.

Tanto en la Constitución Política de Colombia como en diferentes instrumentos internacionales de derechos humanos existe el derecho a la libertad de conciencia, la libertad de culto y religiosa, y el libre desarrollo de la personalidad.

“El derecho a la ‘objeción de conciencia’sería una extensión del derecho a la ‘libertad de conciencia’. De los pocos ejemplos que existen en el país está la Ley 1861 de 2017, sobre la objeción de conciencia para quienes no quieren prestar el servicio militar obligatorio”, explica el profesor David Ernesto Llinás Alfaro, de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Agrega que su aplicación depende de la circunstancia desde la cual se plantea la objeción. Por regla general, una persona puede ejercerla cuando sea la única forma de proteger su libertad, autonomía o creencias religiosas, siempre y cuando estas sean genuinas.

Aunque cualquier ciudadano puede objetar conciencia si se encuentra en una situación en la que eminentemente se le esté obligando a hacer algo con lo que no esté de acuerdo, desde el punto de vista íntimo, la Corte Constitucional sí establece unos límites, fundamentalmente en la Sentencia C-355 de 2006, relativa al aborto, la cual destaca que las personas jurídicas –públicas o privadas– no pueden ejercerla, pues no tienen conciencia.

Los jueces tampoco pueden hacerlo, pues deben fallar en derecho y no en conciencia, ni los individuos a nombre de colectividades, pues esta debe ejercerse a nombre personal.

“La objeción de conciencia es importante porque es un derecho fundamental y siempre sirve para ejercer control al poder, pero, como todo, tiene sus límites”, concluye el profesor Llinás.

Dicha objeción aplica en el caso del aborto (en los tres casos aceptados en Colombia) y en la eutanasia.

Universidad Nacional de Colombia – UNAL ©
Suscribete, comenta y comparte.
Encuentranos en redes sociales: @TelevisiónUNAL
www.television.unal.edu.co

Por una cultura de paz!